Septiembre nos trae de vuelta a nuestras rutinas y a nuestros proyectos. Si septiembre es el mes que has marcado como objetivo para poner en marcha tu negocio, te contamos todo lo que necesitas saber para empezar un negocio desde cero.

1.- Comenzando desde cero. Define las bases de tu proyecto

Es fundamental tener bien definido qué vas a ofrecer, cómo y a qué precio. Parece obvio, pero a veces nos encontramos con emprendedores que tienen buenas ideas de negocio que no triunfan por no tener bien definidas las bases del negocio.

Así, es fundamental conocer el mercado en el que te vas a mover. ¿Quiénes van a ser tus clientes? ¿Particulares? ¿Otras empresas? ¿Nacionales o extranjeros?  No todos los mercados son iguales y por ello la forma en que actuamos en ellos no puede ser la misma. No es lo mismo vender casas en el mercado inmobiliario que vender productos artesanales, los mercados son diferentes y lo públicos objetivos también lo son.

Es importante tener claro que no se puede abarcar a todo el mundo, e intentarlo sería un error ya que perderías mucho público y dinero en campañas para intentar llegar a un público erróneo. Es más inteligente dirigirse a un nicho concreto, que estemos seguros que van a comprar nuestro producto o servicio.

2.- Analizar a tu Competencia

Ahora que ya sabes cómo funciona tu mercado y cuál es tu público objetivo el siguiente paso para iniciar tu negocio desde cero es analizar a tus principales competidores. Conocer lo que hacen y como lo hacen, y lo que es más importante, conocer lo que piensa tu público objetivo de ellos.

¿Por qué es importante conocer a nuestra competencia? Porque tenemos que posicionarnos por encima de ellos en la mente de los consumidores, para que nos elijan a nosotros primero. Antes de lanzar tu negocio, localiza quienes son tus principales competidores, qué ofrecen exactamente, cómo y a qué precio.

Muchas veces esto no es solo cuestión de batalla de precios sino de experiencia de cliente. Trata bien a tu cliente y cuídalo para que se convierta en un cliente recurrente.

Sabías que si no tienes registrada tu marca otra persona podría copiarla y aprovecharse de ella? Como ya te imaginas, es uno de los elementos más importantes a la hora de comercializar tus productos y ofrecer servicios ya que hace que nos recuerden y nos identifiquen, entre otras cuestiones importantes. El registro demuestra que eres tú quien la ha creado y tienes la protección legal y el poder de uso de la misma.

¿Tienes un nombre comercial? ¿Un logo? ¿Unos colores que te representan? Tener tu marca registrada te permite la generación de fidelidad por parte de los clientes. Asimismo, la importancia de registrar una patente también reside en que facilitan la comercialización, puesto que aporta prestigio e incrementa el valor global del negocio. Si quieres registrar tu marca hoy contacta ahora mismo con nosotros.

3.- Controlar los costes

Evidentemente, si creas una empresa es para ganar dinero, por lo tanto es fundamental que estimes los costes variables y fijos de tu proyecto, para tener una primera idea de la rentabilidad. Es fundamental hacer una previsión de los costes tanto a corto como a medio plazo. Esto nos permitirá conocer los márgenes de nuestra empresa.

Tener un buen plan de empresa te ayudará a decidir si comenzar con tu proyecto, y a hacer previsiones. Si necesitas que te ayudemos a confeccionarlo o que lo hagamos completo solo tienes que contactar con nosotros.

4.- Establece un precio a tus productos y servicios. 

Una vez que tienes claro que vas a ofrecer, cómo y cuánto te cuesta, debes establecer cuál va a ser el precio de venta. Un error habitual es considerar en tus cálculos el precio de venta con el IVA incluido. Recuerda que el IVA tendrás que ingresarlo a Hacienda trimestralmente, por lo que no cuentes con ello. No te olvides de comparar el precio que has fijado con el de competidores y con el resto de empresas del mercado para no quedarte fuera, salvo que tu estrategia sea otro. Por ejemplo, si ofreces un producto con una calidad muy superior es normal que tu precio sea superior. La clave estará en posicionarte entonces como una empresa de calidad.

5.- Elige la forma jurídica

La siguiente pregunta, cuando te planteas como empezar un negocio desde cero, tiene que ver con la forma jurídica. Una vez que tengas bien definido tu proyecto, tendrás que decidir de qué forma lo vas a formalizar. En España se puede resumir en dos grandes opciones (aunque hay más): autónomo o sociedad limitada. Simplificando, se puede decir que si vas a emprender en solitario y que el volumen de beneficios que estimas no va a superar un sueldo anual de unos 45.000 euros, lo más práctico es elegir darse de alta como autónomo. Si quieres saber todos los detalles que harán que tomes la decisión correcta, consulta nuestro post sobre cómo elegir entre comenzar como autónomo o como sociedad.

6.- La financiación

El plan de negocio va a determinar cuanta inversión vas a necesitar, y cuánto dinero te hará falta para cubrir las más que seguras pérdidas de los primeros meses (a veces años). Entonces o ya dispones de este dinero (enhorabuena, ya puedes empezar tu proyecto), o como la mayoría de los emprendedores, tendrás que buscarlo.

Existen varias fuentes de financiación, desde tus propios ahorros, el dinero de amigos y familiares, las subvenciones públicas, los créditos bancarios o las participaciones en el capital de la empresa de fondos de capital riesgo o de business angels.

Si necesitas financiación pero no quieres recurrir a la opción de los préstamos bancarios, también puedes optar por otras soluciones como:

  • Crowfunding
  • Búsqueda de inversores
  • Crear el negocio con más socios para repartir los gastos de la inversión
  • Pedir préstamo a familiares o amigos

Cuidado, según la forma de financiación que elijas puedes tener que presentar algún impuesto. Si necesitas que un asesor colegiado experto te asesore en qué vía de financiación elegir, contacta con nosotros.

7.- Los socios

Otro aspecto muy importante es saber si te lanzas solo o si vas con socios. Esto depende de tus habilidades personales, de tus preferencias y de tus necesidades. Como explicamos antes, si te faltan conocimientos (financieros, comerciales, sectoriales), te puede venir muy bien tener un socio. Pero también importa mucho tu estilo de gestión. Si prefieres trabajar solo y lo quieres controlar todo, puede ser mejor lanzarte en solitario.

8.- La ubicación

Si hablamos de cómo empezar un negocio desde cero, habrá que buscar una ubicación para tu base de operaciones. Donde vayas a situar tu negocio siempre es importante. Está claro que si se trata de un local comercial, tendrás que buscar la zona más adecuada, y no olvidar nunca que tienes que ir donde están los clientes, no esperar que los clientes vayan a donde estés, porque para este tipo de empresas la ubicación es fundamental.

Del mismo modo, si optas por el comercio online, tienes que buscar una ubicación que te permita optimizar tu logística. Es importante comparar costes, ventajas e inconvenientes de distintas ubicaciones para poder tomar la decisión correcta.

9.- Los empleados

A la hora de elegirles, piensa en lo que es mejor a largo plazo para tu empresa. Puede ser que al principio no tengas dinero y quieras contratar personal poco cualificado por poco dinero, pero a la larga si tus empleados no son mejores que tú te perjudica. Busca siempre a los mejores para cada tarea. Si no son personas con mucha experiencia, apuesta por jóvenes con potencial.

Cuando hablamos de costes laborales debemos tener en cuenta principalmente dos bloques: salario y seguros sociales. El salario que debemos pagar a nuestros trabajadores debe ser el establecido por el Convenio. Para saber qué convenio debemos aplicar debemos centrarnos en nuestra actividad económica y ver, de los convenios vigentes, en cuál se encuadraría.  Es importante tener en cuenta que nunca podemos pagar por debajo del Salario Mínimo Interprofesional.

En cuanto a los seguros sociales, suelen rondar en torno al 40% del bruto del trabajador. Así por ejemplo para un trabajador que cobre 1000€ brutos, sus seguros sociales serán algo menos de 400€. Estos seguros sociales se pagan a mes vencido, es decir, los seguros sociales de la nómina de agosto se pagarán a finales de septiembre. Puedes elegir que te lo domicilien o pagarlo directamente tú. Si te ves apurado de liquidez también puedes solicitar un aplazamiento de los seguros sociales, al menos una parte, consúltanos y nos ocuparemos de gestionarlo todo.

Recuerda: Los seguros sociales son en torno al 40% del salario bruto del trabajador y se pagan a mes vencido.

 Si necesitas contratar un trabajador, aquí te contamos todo lo que necesitas saber: tipos de contrato, costes, salarios,…

10.- Los proveedores

Emprender significa aprender a comprar. Si no cuidas este aspecto fundamental, no podrás ofrecer los mejores servicios al mejor precio. Negocia siempre, y busca varios presupuestos para todas las compras relevantes. Intenta construir relaciones de confianza a largo plazo con tus proveedores, porque en más de una ocasión te podrán sacar de algún aprieto (por ejemplo cuando necesites urgentemente un producto para tu cliente más importante).

11.- Buscando y satisfaciendo a los clientes

Ya tienes casi todo para ponerte en marcha, pero te falta lo más importante: un cliente que te compre tus productos o servicios. Y no te engañes, aunque tengas un local muy visible en la arteria con más tráfico peatonal de la ciudad tendrás que ir a buscar a tus clientes.  Convencer a tus consumidores potenciales para que compren tu producto u servicio es uno de los momentos más álgidos para empezar una empresa desde cero. Tendrás que hacer publicidad, llamar por teléfono a proponer tus servicios o mandar a tus comerciales a recorrer la ciudad puerta a puerta.

Pero no es suficiente encontrarles y convencerles. Hay que satisfacerles con calidad para que se conviertan en clientes habituales. Es fundamental medir la satisfacción de tus clientes y poner en marcha procesos para mejorarla continuamente. Si no lo haces tú, lo harán tus competidores.

12.- Trámites iniciales:

Una vez que ya tienes el negocio planteado, solo queda ponerlo en marcha. Si quieres olvidarte de todo este papelo contacta con nosotros.

Antes de abrir el local es importante tramitar la licencia de apertura. La licencia de apertura y actividad es una licencia municipal obligatoria para que en un local, nave u oficina se pueda ejercer una actividad comercial, industrial o de servicios. Consiste en un documento que acredita el cumplimiento de las condiciones de habitabilidad y uso de esa actividad. Aquí te dejamos un resumen de lasprincipales licencias que debes tener en cuenta.

La licencia de apertura o actividad se concede al dueño de un negocio para el desarrollo de una actividad determinada. Deberá renovarse cada vez que cambie la actividad desarrollada en el local, que haya modificaciones en el mismo o que cambien los propietarios del negocio, por ejemplo en caso de traspaso.

Existen dos tipos de licencias en función del grado de molestias, daños y riesgos a personas de la actividad a desarrollar:

  • Actividades inocuas: son aquellas que no generan molestias significativas, impacto medioambiental (salubridad, higiene), daños a bienes públicos o privados ni riesgo para bienes o personas. Se consideran actividades inocuas muchos pequeños comercios como tiendas de moda o de productos de alimentación no perecederos, así como pequeñas oficinas para la prestación de servicios diversos.
  • Actividades calificadas: son aquellas consideradas como molestas, insalubres, nocivas y/o peligrosas (hostelería, actividades industriales, determinados comercios y servicios) y que requieren adoptar medidas correctivas sanitarias, de seguridad y/o medioambientales. Muchas de ellas sólo se pueden realizar en suelo industrial.

Las únicas actividades exentas son aquellas profesionales, artesanales y artísticas que se realizan en el domicilio, siempre y cuando no exista venta o atención directa al público y no se cause molestias a los vecinos.

Por último, hay que tramitar el alta en Hacienda y en Seguridad Social. No te olvides de pedir la tarifa plana para no pagar una cuota de autónomo más elevada.

13.- Los errores más comunes de los emprendedores 

Al empezar con tu negocio, es habitual tener dudas sobre cómo facturar, qué gastos te puedes deducir, qué pasos fundamentales hay que realizar,… No tener en cuenta ciertos trámites te puede llevar a cometer errores que te pueden salir muy caros.

Es fundamental que pongas especial atención a las cuestiones relacionadas con Hacienda y Seguridad Social y es que antes de iniciar tu actividad es importante tener bastante claro todos los trámites a realizar. Es más, te aconsejamos poner estos temas en manos de profesionales ya que te permitirá evitar problemas en el futuro.

Para ayudarte, te dejamos aquí los principales errores que suelen cometer los autónomos nuevos y que debes evitar.

¿Buscas una asesoría que se ocupe de todo? Asesoría para nuevos emprendedores