Una de las principales cuestiones que nos planteamos a la hora de emprender y abrir nuestro propio negocio es, cuánto cuesta ser autónomo en España. Tener claro cuáles son los costes de ser autónomos nos ayudarán a evaluar la viabilidad de nuestro proyecto. Darse de alta en este régimen implica que todos los meses debemos pagar lo que se conoce como cuota de autónomos, de forma obligatoria, y a esto hay que sumarle otros gastos relacionados al IVA, el IRPF, gestión y otros servicios. No te preocupes que en este artículo te lo contamos todo.

Cuánto paga un autónomo

Debemos partir del hecho de que no todos los autónomos ni todas las actividades van a tener los mismos costes. De hecho, una misma actividad en dos ciudades diferentes puede tener costes distintos. Por ejemplo, si vives en un pueblo de menos de 5000 habitantes tu cuota de autónomo será bastante inferior al de un autónomo en Madrid. Lo que sí está claro, es que todos vamos a tener que pagar nuestra cuota de autónomo. Es decir, los costes de ser autónomo varían según la tipología del negocio y de nuestras características personales pero podemos hacer unas estimaciones.

La cuota de autónomo es el principal coste de ser autónomo fijo, y supone 289 € al mes para 2021, salvo que estés disfrutando de la tarifa plana como autónomo. Por lo tanto, ganes lo que ganes mes a mes, tendrás que pagar esta cuota. ¿Y cuál es la cuantía exacta? Depende de qué tipo de autónomo seas y de las bonificaciones que recibas.

Cuánto cuesta ser autónomo en España: cuota de autónomo

¿Te preguntas cuánto te va a cobrar Seguridad Social por ser autónomo en 2021? Si estás pensado en ser autónomo o ya lo eres, has de saber que uno de los principales costes de ser autónomo es el pago mensual de la cuota de autónomos y que ésta varía cada año. Y si necesitas ayuda con tu proceso de alta como autónomo, solo tienes que contactar con nosotros.

Los trabajadores autónomos han de cotizar desde el primer día en que inicien su actividad y la liquidación de la cuota se llevará a cabo el último día de cada mes. Por eso es importante tener siempre saldo en la cuenta al acabar el mes para evitar recargos de Seguridad Social.

Hay que destacar que, desde la entrada en vigor de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo en 2018, tanto en el mes de alta como de baja como autónomo, el pago de la cuota derivada será proporcional a los días de alta, sin tener que hacer frente a la totalidad de la mensualidad. Es decir, si te das de alta como autónomo el día 15, ese mes no vas a tener que pagar la cuota completa, si no la mitad.

Pero no olvides que, además de con la Seguridad Social, también tienes ciertas obligaciones con Hacienda que son las derivadas de la fiscalidad del autónomo.

De qué depende la cuantía de la cuota de autónomos

Sabemos que la cuota de Seguridad Social es uno de los costes de ser autónomo. A partir del 1 de junio la cuota de autónomos es la siguiente:

  • Si se cotiza por la base mínima (944.40€): 288.97 euros mensuales.
  • Si se cotiza por la base máxima (4070.10€): 1.245,45 euros al mes.

Bonificaciones para amortiguar el coste de la cuota de autónomos 2021

Existe una bonificación muy importante, la tarifa plana para nuevos autónomos, que tienes que tener muy en cuenta. En 2021, la cuota de autónomos resultante de la bonificación de la tarifa plana es de 60 euros para nuevas altas como autónomos a partir del 1 de enero, una cuota que incluye las contingencias profesionales y comunes, pero deja fuera el cese de actividad y la formación.

Además, existen una serie de bonificaciones en el RETA, aplicables a diferentes colectivos, como los autónomos colaboradores, los autónomos con discapacidad, los jóvenes, los trabajadores de Ceuta y Melilla, los mayores de 65 años o aquellos con cese de actividad por maternidad o paternidad.

¿Quieres que te demos de alta de autónomo y empezar tu negocio hoy? Contacta con nosotros y un asesor fiscal se ocupará de todo.

Alta de autónomo hoy
ASESORÍA PARA AUTÓNOMOS Y EMPRESAS

Costes de ser autónomo: gastos más comunes

Los impuestos y la cuota son los gastos que comparten el 100% de los autónomos, pero aparte de estos gastos hay otros muchos habituales.

Asesoría o gestoría: 

Este gasto casi que lo debería incluir en los gastos fijos, ya que muy pocos autónomos llevan su propia contabilidad. Si quieres saber todo lo que un asesor fiscal puede hacer por ti consulta este artículo. Partimos de que una asesoría debe estar compuesta por profesionales titulados y colegiados. Es fundamental que pongas tu negocio en manos de personas expertas. Elegir la asesoría errónea puede conllevarte a sanciones y multas con Hacienda e incluso a perder bonificaciones y ayudas. La principal tarea es la de asesorar a todo tipo de negocios, analizar sus cuentas y evaluar el rendimiento de dichos negocios.

Alquiler de local

si quieres montar un negocio físico necesitarás un local por lo que debes tener en cuenta este importe a la hora de calcular los costes de ser autónomo. El importe del alquiler depende de la ciudad y de la zona. Si buscas alternativas puedes optar por un coworking o bien comenzar siendo autónomo desde casa.

Si trabajas desde casa, los suministros de la vivienda se pueden deducir en el porcentaje resultante de aplicar el 30% a la proporción existente entre los m² de la vivienda destinado a la actividad del total de la vivienda. Más fácil: te puedes deducir el 30% del porcentaje que destines de tu casa al trabajo. Es necesario haber comunicado en un modelo 037 que trabajas desde casa y además, disponer de la factura de la compañía de suministros con tus datos en ella.

En caso de trabajar desde casa, los gastos propios de la titularidad de la vivienda (amortización del préstamo, IBI, comunidad de propietarios, etc.), son deducibles en proporción a la parte de la vivienda destinada al desarrollo de la actividad y al porcentaje de titularidad del inmueble que tiene el autónomo si vive y trabaja en la misma vivienda. Es decir, si la vivienda es tuya al 50% y destinas un 40% a tu negocio de la casa, los gastos deducibles son el 40% del 50%.

Dominio y Alojamiento web

Por pequeño que sea tu negocio seguro que quieres contar con un correo electrónico corporativo. Para ello debes pagar un dominio y alojamiento web. El dominio es el alquiler que pagas por usar el nombre de tu empresa para tu web y tus correos.

Seguro de Responsabilidad Civil

El seguro de responsabilidad civil, conocido como RC, cubre al autónomo ante la responsabilidad frente a terceros, derivada de la actividad profesional. Hablando claro, es imposible controlar todo lo que pasa, siempre hay imprevistos, imprudencias o accidentes que pueden acabar en que tengamos que pagar una gran suma de dinero a un tercero. Esto es lo que cubre un seguro RC. Su precio depende mucho de la actividad que realizamos.

Comisiones bancarias

Las comisiones bancarias son otro de los gastos a tener en cuenta. Por un lado tenemos las comisiones por mantenimiento de la cuenta, las comisiones por transacciones y las comisiones por TPV, ya sea físico u online. Cada banco ofrece unas condiciones distintas, vale la pena analizarlas para escoger el que mejores condiciones nos ofrezca.

Telefonía e Internet:

Para poder deducirnos este tipo de gastos tendrán que ser de uso exclusivo empresarial. Generalmente se exige que el autónomo tenga dos líneas de teléfono, una empresarial y otra profesional.

Empleados

 Si necesitas alguien que te ayude tendrás que contratar a otra persona. Contacta con nosotros y te calcularemos todos los costes de contratar a un trabajador.

Todos los gastos que tengas y que sean referentes a tu actividad son deducibles, pero hay algunos más complicados de deducir y otros menos. Lee mi artículo sobre gastos deducibles de los autónomos para ampliar información.

Impuestos: costes fiscales de ser autónomo

Y aquí vienen los impuestos más habituales de los autónomos: el IVA y el IRPF.

IVA

El IVA es un impuesto que grava la venta de productos y servicios. Existen diferentes tipos, pero lo más común es que tengas que tributar por el IVA general que es del 21%. Por lo tanto, la mayoría de ingresos y costes que tengas incluirán IVA.

Realmente el IVA no se debería considerar un coste como tal, ya que al fin y al cabo lo único que haces cada 3 meses en la declaración es devolver la diferencia entre lo que te han pagado y lo que has cobrado realmente, sin contar con el importe sujeto al tributo.

En resumen, tendrás que pagar cada 3 meses la diferencia entre el IVA de tus facturas de ingreso y el IVA de tus facturas de gasto.

Es importante que tengas en cuenta que no todos los autónomo tienen que hacer su declaración de IVA. Por ejemplo, si estás en recargo de equivalencia no tienes que presentar este impuesto. Siempre te aconsejamos que dejes estos temas en manos de un asesor fiscal colegiado.

IRPF

El otro impuesto es el IRPF, que funciona de manera distinta al IVA y cuyo funcionamiento no es tan conocido. También tendrás que liquidarlo cada 3 meses.bNo paga lo mismo un autónomo profesional recién dado de alta que uno que lleva años o que un trabajador autónomo corriente.

  • Autónomo profesional con menos de 3 años de antigüedad: 7%.
  • Autónomo profesional con más de 3 años de antigüedad: 15%.
  • Trabajador autónomo no profesional: 20%.

¿Hacemos cuentas de los costes de ser autonómo?

Es importante que sepas que ser autónomo tiene unos costes fijos asociados que debes tener en cuenta: la cuota de autónomo, la asesoría, dominio y hosting para tu sitio web, seguro de responsabilidad civil, comisiones bancarias, etc. Además de tener que paga unos impuestos trimestrales como el IVA y el IRPF. A estos, habría que sumar los gastos en suministros en caso de que trabajes desde casa o el coste del coworking, en el caso de que trabajes en uno.

Si quieres que nuestro equipo de asesores estudie tu caso y te indique cuáles son los costes de ser autónomo en tu caso concreto solo tienes que ponerte en contacto con nosotros.

Plan de empresa para autónomos